Internet y el futuro de la democracia

¿Quién manda en Internet? ¿Qué partes la componen? ¿Cuál es el rol de la ciudadanía? ¿Y el de los estados? ¿Cómo evitar el espionaje? ¿Y la censura? ¿Qué papel juegan los hackers? ¿Existen redes alternativas? ¿Qué pasará cuando todo esté conectado? ¿Es posible un gobierno online? ¿Cuáles son los límites de la democracia digital? ¿Cómo afectará a nuestra evolución como especie?

La pregunta como interpelación abierta del presente es la principal herramienta del periodista, y a ella recurrimos para plantear desde el Cabildo de Gran Canaria la 1ª Conferencia Anual Democracia y Ciudadanía, esta vez con la temática señalada en el titular: Internet y el futuro de la democracia.

Todo empezó por azar, como empiezan tantas cosas, tras leer por marzo de este año un artículo en Jot Down titulado A dos teclas del fin del mundo. Mi cerebro, al parecer predispuesto, comenzó a hacerse las preguntas que inician este posts, y a continuación empecé a pergueñar un encuentro de debate sobre estos temas. Cada vez más, me dije, dependemos de Internet, pero no existe suficiente compresión de lo que realmente es y sus implicaciones para el ser humano.

Al poco tiempo le comenté el proyecto a Jorge P. Artiles, director de Participación Ciudadana, que también por esa época andaba buscando un tema para su primera conferencia anual, una de las grandes apuestas de su departamento para el periodo 2015-2019.

La gran red mundial que a todos nos conecta nació hace más de 40 años en California con el propósito de ‘enchufar’ universidades e instituciones públicas mediante unos aparatos pesados, caros y difíciles de transportar. Hoy la llevamos en el bolsillo y sus consecuencias son evidentes en prácticamente todos los ámbitos de la actividad humana. Nuestra dependencia de Internet va en aumento, pero ¿sabemos exactamente lo que estamos construyendo?

Una cuestión demasiado importante como para dejar que se resuelva por sí sola mediante la inercia, el azar o una amalgama de intereses que lleguemos a entender demasiado tarde. El propósito de estas preguntas no es respondernos sobre cómo están hoy las cosas, sino cómo será el Internet y el mundo dentro de 15 o 30 años y cómo nos afectará.

‘Internet y el futuro de la Humanidad’ debe ser un espacio de reflexión situado en la frontera del conocimiento. A medio camino entre la ciencia y la filosofía, entre los hechos y la especulación, para ser capaces de anticipar distintos escenarios.

Responder, en definitiva, a una pregunta simple: ¿Qué Internet queremos? Porque no olvidemos que así como puede servir para crear sociedades más tolerantes, justas y transparentes, también puede servir para todo lo contrario, como herramienta de control y opresión. Una dualidad que ya comienza a atisbarse.

Se propone como escenario y fecha la Facultad de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, septiembre de 2016, recogiendo parte del trabajo realizado en las cinco ediciones del Foro de la Gobernanza de Internet en España, celebrado en la Universidad Politécnica de Madrid.

Nace con vocación de celebrarse año a año para tratar de responder al tipo de preguntas planteadas arriba, con una presencia variada de filósofos, científicos e intelectuales que hayan trabajado sobre la materia, así como personas que formen parte destacada de su ecosistema. Las corrientes críticas con el actual modelo de desarrollo de Internet deben tener presencia, confrontando sus ideas con otras menos críticas pero también valiosas.

Muchas cuestiones no obtendrán respuesta definitiva y puede que no la tengan hasta dentro de muchos años. Pero esto no puede ser impedimento para tratar de saber por dónde estamos caminando, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Qué mejor lugar que la universidad para plantearnos algunas preguntas que ayuden a alumbrar un camino regado de incertidumbres.

Be inspiring, my friend

Justin W. Moore (Flickr)

Justin W. Moore (Flickr)

Esto va de inspirar, de provocar inspiración. En un mundo con tal cantidad de información a tiro de piedra, donde es tan fácil copiar y que te copien, con la inteligencia artificial evolucionando a pasos agigantados, lo único que no te copiarán seguro es tu capacidad innata de crear algo especial.

Yo lo llamo inspiración, y tiene el enorme poder de provocar que cosas ya conocidas sean vistas de una forma completamente nueva.

Dicen que cuando eso ocurre se general nuevas conexiones neuronales, porque todos somos capaces de moldear esa plasticidad cerebral, no solo los niños. Eso es muy poderoso. Eso es conectar con la mente de las personas.

Algunos en el marketing creen que porque han escogido su target y han puesto sobre la mesa una pasta en anuncios, todos tenemos que ir como locos a comprarle. Puede que eso funcionara hace 20 años, en la época de los medios masivos. Hoy no. Y aunque sigas empeñado en utilizar únicamente esos medios para llegar a tu target, entérate: la gente ha cambiado. Lo que funcionó ayer ya no funciona hoy. Y lo que funciona hoy quizás no lo haga dentro de un año. Replantéate tus rutinas útiles, porque lo que ya sabemos -lo que fue útil en su momento- es el principal obstáculo para adaptarte a un mundo en constante cambio.

¿Sabes lo que sí funciona? Inspirar. Y eso empieza por tratar de conectar.

¿Qué es conectar? Algunos lo llaman insights. En lenguaje llano, es tratar de dar respuesta a las inquietudes de otro (en lo amplio del término). Imagínate una conversación de amigos. Tu amigo tiene un problema con su pareja y tú le aportas algo, una idea, un método, lo que sea que responda a esa inquietud presente. ¿Sabes por qué lo hiciste? Porque esa persona te importa y le dedicas atención. De eso se trata.

Conectar no implica inspirar, pero es el paso previo. Ahora estás conectado, bien. Si te esfuerzas por mantener esa conexión para que no se desvanezca, tienes en tus manos la capacidad de inspirar, una de las mayores cosas que existen en el mundo. Existen múltiples ejemplos de cómo la inspiración positiva de algunas personas ha quedado grabada a fuego en la historia.

Y ahora dispara, ayuda a a esas personas a que lleguen más lejos, a ser mejores, a ser más grandes que tú incluso. Sé como un guía que les acompañe en el camino, trata de sacar el máximo de ellos. Proporciónales esa experiencia inolvidable. Si lo consigues, te aseguro que siempre se van a acordar de ti. Como cuando tú estuviste en el otro lado. ¿Verdad que lo recuerdas?

Risto y Jorge Javier

url

Desde que hace unas semanas nos pusimos televisión de pago en casa, cada vez paso menos tiempo consumiendo la oferta crepuscular de los canales en abierto. Ponle 20 minutos semanales. Ponle 10. Ni siquiera me atrae GH15, ese programa mínimo dirigido por una producción y una presentadora demasiado máximos, por todos los dioses. Fast TV es el nuevo concepto. Así me quedó claro que hay que llamar a la antigua telebasura después de ver la entrevista a Jorge Javier (Vázquez) de Risto Mejide en Chester.

Sigue leyendo